27/09/2010


27/09/2010


Hoy me he despertado a las 06.30 de la mañana. La noche la he pasado mejor respecto al cólico, pero me despertaron a mitad de la noche.
El día de trabajo ha sido muy bueno. Por fin he podido empezar a trabajar. He estado en la consulta con Manolo, el pediatra, e Inma, que está aquí de médico general. Es un placer trabajar con ambos, son muy buenos profesionales, además de buenas personas. A Manolo es un placer verlo trabajar con los niños, se nota que le encanta su trabajo.
Manolo y yo hemos estado haciendo el inventario de la farmacia y ordenando los medicamentos. Después fuimos al dispensario donde Inma estaba pasando consulta. Mi trabajo básicamente consiste en tomar los datos para la estadística de después, y hacer lo que me manden, que generalmente es ir a por medicamentos o ir a avisar a los cirujanos. Es bueno saber cuál es mi papel, chica de los recados. Por lo menos ya sirvo para algo. También he hecho dos pruebas de embarazo, una ha dado positiva y la otra negativa, es la primera vez que hago pruebas de embarazo.
Tenemos varios intérpretes para poder entendernos con la población, la mayoría habla francés, aunque es más bien una mezcla de francés y “voulou” (no estoy segura de que se escriba así) su idioma. Hay algunas personas que sólo hablan “voulou”. Por la mañana tenemos un intérprete con nosotros, pero por la tarde tenemos que compartirlo con el equipo de cirugía, por lo que limita el trabajo de la consulta general.
Esta mañana, nuestro intérprete, Landry, me ha preguntado a que me dedico en España, y cuando le he dicho que estoy estudiando peces me ha respondido. “No entiendo por qué trabajas con peces” Creo que no le ve la utilidad a este tipo de trabajo. Da mucho que pensar, cómo en el primer mundo escogemos un trabajo por vocación o por el dinero, sin embargo aquí el trabajo es para poder vivir.
Hemos tenido un par de casos curiosos. El primero un hombre que cuando le ha explicado el interprete lo que le pasaba y nos lo ha traducido hemos entendido que estaba peinándose el cuerpo. Tras preguntarle un par de veces más porque nos resultaba algo rara la traducción, hemos conseguido entender que estaba peinándose el culo, y que se hizo una herida. Tiene una fisura. El segundo caso interesante ha sido un camionero con gonorrea al cual le hemos dicho que su pareja tenía que tomarse también la misma medicación, y el hombre nos ha contestado que como es camionero no tiene relaciones sexuales con su mujer.
El equipo de cirugía, es decir, todos los demás, excepto Inma, Manolo y yo, también llevan un ritmo increíble, unos 30 pacientes por día…..¡es increíble!
Debido a la no disponibilidad de intérprete, hemos terminado temprano esta tarde, así que Inma y yo nos hemos dedicado a preparar los medicamentos que se dan en los operatorios. Cuando subía al comedor para empezar a prepararlos me he encontrado con una rata, y después con una mantis enorme. Tras los sustos iniciales, hemos preparado la medicación, se trata de sacar las pastillas de los blíster y hacer bolsas de 15 pastillas y poner en la bolsa cuando deben tomarlas. Es un trabajo de chinos.
Tras el largo día de trabajo, y después de la cena se han ido a tomar algo al bar. A mí no me apetecía, pero se han quedado Mayte y Carolina conmigo. Y al final me he tenido que ir con ellas. Menos mal que cuando hemos llegado ya volvían a las habitaciones. Todos llevan las linternas frontales, parecen luciérnagas.

Comentarios